Lomas de Zamora
Trabajadores de Canale Llavallol no permitieron corte de luz en la empresa
Miércoles, 10 de octubre de 2018
Más de 100 trabajadores de la empresa Canale ubicada en Llavallol, impidieron que la empresa EDESUR cortara el servicio en el establecimiento industrial.

 Más de 100 trabajadores de la empresa Canale ubicada en Llavallol, impidieron que la empresa EDESUR cortará el servicio en el establecimiento industrial.

Es que la totalidad de sus empleados se encuentra en una situación de limbo laboral tras la quiebra de la empresa Alco-Canale dueña de la planta ubicada en el calle Libres de Sur al 19 de esa localidad lómense. Responsabilizan por esta situación a Camilo Carballo, gerente de la empresa a quién acusan de no hacerse cargo de la situación y no dar la cara.

Los trabajadores están protegiendo sus fuentes de trabajo por eso tomaron esa acción directa, los agentes de la prestadora eléctrica tuvieron que irse sin poder lograr dar cumplimiento a las ordenes la empresa, una de las más favorecidas con los tarifazos y de peor servicio en el Conurbano Sur. "Vamos a seguir resistiendo los intentos de corte", aseguraron.


La caída de un gigante

La justicia federal selló su futuro, decretó la quiebra de la compañía que venía operando bajo la razón social de Industria Alimentaria Mendocina (IAMSA), propiedad del grupo Alco-Canale.

Dedicada a la elaboración de conservas, pulpas de frutas, tomates, legumbres, hortalizas, dulces y mermeladas, daba empleo a 700 trabajadores desde su planta en la región mendocina del Valle de Uco, además de otro establecimiento menor ubicado en la localidad de General Alvear. También tenía establecimientos en Río Negro, Catamarca y la localidad bonaerense de Llavallol y llegó a contar con 2.400 empleados.

Los problemas de la compañía no eran nuevos. Se remontan al 2015, cuando comenzó su debacle financiera a pesar de que el anterior gobierno kirchnerista intentó un operativo rescate con una inyección de $150 millones a través de un crédito del Banco Nación que finalmente no sirvió para que la empresa superara esa crítica situación.

Es más, el dinero fue entregado a las autoridades de Alco-Canale fueron distribuidos en dos etapas de $75 millones que se completaron en el 2016, pero que no evitaron el despido de cientos de sus trabajadores y la suspensión de otros tantos, ni los constantes incumplimientos en el pago de sus deudas, sueldos y otros gastos a proveedores.

En ese momento, el gobierno mendocino decidió interventir directamente para volver a intentar un operativo rescate hasta que a principios de este año, la compañía otra vez se vio inmersa en un escenario de inestabilidad que derivó ahora en el fallo judicial que decretó su quiebra.

La empresa supo ser líder en la producción e industrialización de frutas y hortalizas de la Argentina que se vio afectada por un combo formado por la fuerte caída de las exportaciones, el menor consumo y la constante suba de costos.

Etiquetas