Relaciones posmodernas
Terminar y volver con tu pareja: claves para no enloquecer
Martes, 4 de septiembre de 2018
No importa si la decisión fue tuya, siempre te va a dejar destrozado y sin saber muy bien qué hacer después. Y tal vez por eso muchas personas deciden volver con su ex una y otra vez, aunque sea lo más inestable del mundo.

Terminar una relación es horrible (a menos que tu pareja sea una psicópata, entonces es una necesidad y debes hacerlo rápido). No importa si la decisión fue tuya, siempre te va a dejar destrozado y sin saber muy bien qué hacer después. Y tal vez por eso muchas personas deciden volver con su ex una y otra vez, aunque sea lo más inestable del mundo.

Puedes culpar a las comedias románticas, pero para la mayoría de las personas, la idea de volver con un ex no suena nada mal. Es la señal de que estaban hechos el uno para el otro y que deben volver a intentarlo, sin importar si termina fatal. Y aunque probablemente para algunos funciona, un nuevo estudio asegura que cortar y volver constantemente tiene graves consecuencias para tu salud mental.

El estudio, realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Missouri en Columbia, descubrió que las relaciones intermitentes generan un mayor riesgo de abusos, menor comunicación y niveles de compromiso mucho más bajos. Además, aumentan los problemas emocionales, el estrés, la depresión y la ansiedad. En pocas palabras, juegan con tu mente y te hacen sentir mucho peor de lo que ya estabas.

Dicen que hacer lo mismo una y otra vez y esperar diferentes resultados es la definición de locura, y este estudio demuestra que, al menos hablando de relaciones, es más cierto de lo que nos gusta pensar.

Según los expertos, este tipo de relaciones se dan cuando uno de los involucrados está menos comprometido a la hora de hacer las cosas funcionar. La persona que está más comprometida tolera a la otra y sus caprichos, y por eso aceptan volver una y otra vez, aunque saben que hay un gran riesgo de que la cosa no funcione. Y las consecuencias de eso: las broncas, las infidelidades (si es que se dan) y la ruptura inevitable son lo que hacen que el estado mental de los involucrados se vea afectado.

No te vas a volver loco en el sentido de que vayas a salir corriendo desnudo por la calle gritando que es el fin del mundo, pero sí vas a ser más propenso a sufrir depresión, ansiedad e inseguridades. Y si tu relación te está causando eso, es probable que no valga la pena.

Nadie necesita celos, ansiedad, problemas emocionales, discusiones y conflictos en su vida. Según los expertos, debes preguntarte qué fue lo que te hizo volver a una relación, y si tú y tu pareja sois realmente compatibles o solo estáis acostumbrados el uno al otro.

Etiquetas