Frente al Ministerio de Seguridad
Familiares y policías retirados reclamaron por Justicia y apoyo político a las fuerzas
Jueves, 2 de agosto de 2018
Efectivos retirados y de franco, junto a sus familiares, se manifestaron pidiendo por mejoras salariales y más equipamiento, como así también un mayor control en las calles.

 Luego de los asesinatos de Lourdes Espíndola, en Ituzaingó, y Tamara Ramírez, en Glew, miembros de la Policía Bonaerense y otras fuerzas se manifestaron en la puerta del Ministerio de Seguridad para reclamar mayor equipamiento y mejoras salariales, como así también Justicia por las dos colegas caídas.

Bajo la consigna de "ni un Policía menos", tanto oficiales retirados como agentes que se encontraban de franco, en compañía de sus seres queridos, se autoconvocaron en la puerta del edificio que se ubica en calle 2 entre 51 y 53.

"Respeto y dignidad" y "los queremos vivos y libres", fueron algunos de los carteles mostrados por los manifestantes, quienes protestaron frente al ministerio que dirige Cristian Ritondo. Cabe mencionar que, desde el martes, un grupo de policías heridos en servicio montaron una carpa para sumarse al acto.

"En este momento la fuerza no tiene ninguna clase de apoyo, ni judicial ni político. Los oficiales que están en la calle están desamparados y sin ningún tipo de protección", relató indignado uno de los organizadores de la protesta.

Asimismo, otro de los presentes agregó: "que venga el ministro y el jefe de la Bonaerense (Fabián Perroni) a dar la cara, queremos explicaciones y entregarles un petitorio".

Por último, los manifestantes exigieron una mejora en su equipación, como chalecos antibalas de última generación y móviles con el blindaje y la supervisión correspondiente. "¿Cómo podemos dar seguridad a los demás si ni siquiera nosotros la tenemos", sentenciaron.

Etiquetas