El viernes se conocerá la sentencia
Culpable: Daniel Lagostena será condenado por asesinar a Érica Soriano
Jueves, 12 de julio de 2018
El TOC N° 9 Lomas de Zamora consideró a la ex pareja de la víctima culpable del homicidio, aunque su cuerpo nunca apareció. Podría recibir hasta 25 años.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N°9 de Lomas de Zamora determinó que Daniel Lagostena es culpable del homicidio en concurso ideal con aborto en contexto de violencia de género de quien era su pareja, Érica Soriano, ocurrido en agosto de 2010.

Como se trató de un adelanto de la sentencia, los argumentos del fallo y el monto de la pena se conocerán en detalle el viernes. No se aplicó a este caso la figura legal de "femicidio" porque no existía al momento de cometerse el crimen, hace ocho años.

"Ya está, ya está, lo que sea después estará bien. Érica descansa en paz siempre, esto tiene que ver con esclarecer la verdad. Estoy totalmente agradecida de haber llegado a esta instancia, que años anteriores sería impensada", dijo en declaraciones a la prensa María Ester Romero, madre de la víctima.

La hermana de Érica, Brenda Soriano, habló de la condena que espera que el tribunal le dé a Lagostena: "Espero que sean 25 años. Espero que no salga vivo de acá. Espero una pena ejemplar para que un tipo lo piense dos veces antes de ser violento con una mujer".

Además, reclamó que se siga investigando el caso para conocer las condiciones en que desapareció el cuerpo de su hermana. "Acá hubo involucrados y una mafia increíble metida en los crematorios y en los velatorios. Es una falta de respeto, esto le puede pasar de golpe a cualquiera; hay que tomar conciencia, esto lo tiene que saber todo el mundo. El familiar espera los restos de su familia y no puede pasar que pueda entrar cualquiera y llevarse los cajones o las cenizas", añadió.

Hizo referencia, así, a una investigación que se abrió a raíz de las escuchas del caso soriano: la existencia de una "mafia de los crematorios" que, valiéndose de la obtención de certificados de defunción con datos falsos, incineraba cuerpos en el horno del cementerio de Lanús. La familia Lagostena tenía actividad en el rubro velatorio.

El cuerpo de Érica nunca fue encontrado. Según surgió de la investigación, habría sido cremado por Lagostena gracias a los contactos que tenía con empresas funerarias de Lanús.

Marcelo Mazzeo, el abogado que representó a la familia, se mostró conforme con el fallo: "Eran las expectativas que teníamos. Calculo que la condena podrá ser de entre 23 y 25 años, de acuerdo a los agravantes que hemos planteado nosotros y la fiscal. Creo que le van a dar 25 años". También adelantó que la familia perseguirá "a los encubridores" del crimen.

Con su decisión, los jueces Darío Bellucci, Juan Manuel Rial y Victoria Ballvé desestimaron, tras un mes y medio de audiencias, los argumentos de la defensa, que sostenía que debía prevalecer la presunción de inocencia de Lagostena por el beneficio de la duda, ya que el cuerpo de Érica Soriano sigue sin aparecer.

El abogado defensor de Lagostena, Gustavo Della Maggiore, adelantó que no bien conozca los fundamentos del fallo y el monto de la pena pedirá que la sentencia sea revisada por la Cámara de Casación. "La instrucción [de la fiscalía] fue una vergüenza. Yo no vi ninguna prueba relevante", opinó.

Una tragedia que movilizó a toda la sociedad

El viernes 20 de agosto de 2010 por la tarde Erica visitó, acompañada de Lagostena, a un obstetra del Sanatorio Mater Dei, en Palermo. Tenía 30 años Y dos meses y medio de embarazo. A las 20.30 la pareja volvió a su casa en Lanús y tuvo una discusión. En el camino Erica habló por teléfono con una amiga: es el último registro de la mujer con vida.

La versión de Lagostena, quien hoy tiene 58 años, es que al día siguiente Erica se fue a lo de su madre, en Villa Adelina, para encontrarse con su hija (de un matrimonio anterior). No se llevó dinero ni documentos y no se supo nada más de ella. Casi seis años después, el 1 de mayo de 2016, Lagostena fue detenido por orden del juez de garantías Gabriel Vitale: se sospechó que había asesinado y cremado a Erica aprovechando los contactos de su familia, que había tenido una funeraria.

Las pericias determinaron que la medianoche del 20 de agosto de 2010, Lagostena intercambió mensajes con su sobrino Brian Poublán, con quien no tenía un trato cotidiano, y a la madrugada, un teléfono a nombre de la madre de Poublán registró llamadas que tampoco eran habituales. Los investigadores suponen que en ese lapso se hizo desaparecer el cuerpo de Erica. Además, los peritos que buscaron rastros en la casa cuando la mujer fue reportada desaparecida, descubrieron que la chimenea estaba caliente, aunque hacía 24 grados, y dentro de ella, algunos restos de ropa interior. Se presume que Lagostena quemó la ropa de su pareja.

Una testigo de identidad reservada declaró que el día del hecho, cuando discutieron, Lagostena golpeó a Erica, ella cayó y murió al golpearse la cabeza contra una mesada. "Érica murió y Daniel llamó a un amigo, que durante la madrugada se llevó el cuerpo de Erica al crematorio de Lanús", dijo la mujer. Los investigadores detectaron con luminol que había una mancha de sangre debajo de una mesita ratona, pero como había sido lavada sólo se pudo determinar que era de mujer.

Etiquetas