Su "No al aborto" le traerá satisfacciones
Aborto: Vidal no especuló y es la única figura que está capitalizando
Martes, 10 de julio de 2018
Con una mezcla de convicciones personales y lectura política, Vidal está logrando ponerse adelante de un sector mayoritario y silencioso: las clases populares de la provincia, abiertamente en contra del aborto.

Por Nicolás Fernández Rivas

 La Gobernadora tiene claro, lo que es y lo que no es. Nunca estuvo a favor de la legalización del aborto y tampoco especuló coqueteando con el "progresismo".

Hasta ahora es la más figura más importante que se pronunció abiertamente en contra. Sacando a Carrió y sus coloridas formas, "Mariú" ha empezado a calar en un sector que aparentemente debería ser opositor: entre las clases populares peronistas. Y en este punto se anotó un gran poroto.

Si bien el tema del aborto es una "cuestión de Estado" entre las clases medias urbanas, bien educadas y con tendencia liberal, en los sectores populares, especialmente en el Conurbano, aumenta su rechazo exponencialmente. Entre los pobres, la maternidad continúa siendo un bien preciado, algo propio que nadie les puede quitar y todo su sistema de vínculos sociales lo refuerza: la escuela, el comedor popular, la sociedad de fomento, iglesias. Es decir, los espacios donde se desenvuelve la vida cotidiana, lugares que carecen del heroísmo que le intenta asignar la izquierda, o del oprobio que le achaca la derecha. Y allí el "aborto legal" es donde no pasa.

El peronismo, en teoría, debería ser la representación natural de estas mayorías, pero comenzó a hacer agua también con el aborto, primero ubicándose tímidamente en contra, luego haciendo silencio y por último, apoyándolo con la cabeza gacha. Los dirigentes de esta línea política, en sus diferentes vertientes, volvieron a perder el rumbo con este tema de la agenda pública, obnubilados por la marea verde que se expresó en las calles, apostando a un número que difícilmente sea ganador: hay otra tendencia fuerte que no se visualizó y que va más allá de la dicotomía de "conservadores" y "progresistas". Los peronistas de base son contrarios al aborto. Como también los más humildes. 

El cisma que el debate del aborto ha provocado en el peronismo, todavía no puede ser medido, pero se nota ya un desencanto con figuras esperanzadoras para la unidad como Felipe Solá o Agustín Rossi. Ambos, se manifestaron a favor de la interrupción legal del embarazo. Y con respecto a CFK, aunque sigue siendo importante políticamente, también desilusionó a muchos peronistas con su postura ultra progresista.

Sabedora de estas contradicciones, conociendo la base social de su Provincia y con sus propias convicciones, Vidal nunca dudó para que arco patear. Es que, hay un país más allá de las clases medias urbanas y ese país, aunque siempre parezca invisible es el que termina gravitando en el momento de las elecciones. 

Tampoco, hay que equivocarse en el análisis: Vidal, políticamente hablando, siembra para sí misma. Hace rato que dejó de ser la "embajadora" bonaerense de alguien más. 

Etiquetas