¿Héroes o villanos?
Así son y así actúan los "Caza UBER"
Miércoles, 4 de julio de 2018
En los últimos tiempos aumentó la cantidad de usuarios de plataformas de transporte. Pero, también la cantidad de "vengadores" del taxi que los persiguen sin tregua. Guerra abierta.

 La ola de ataques contra los choferes que usan las plataformas Uber y Cabify para transportar pasajeros no para de crecer. Desde hace meses, el conflicto entre los taxistas y estas empresas está presente en la calle y cada vez es más violento. Sólo la empresa Uber, en lo que va de 2018, ya tiene 650 casos de agresión, 250 documentados con denuncias. En su conteo incluyen ataques directos a conductores o sus autos, con "armas, ácido, incendio de vehículos, disparos, emboscadas, violencia física y amenazas".

Desde el desembarco de Uber, hace dos años, los taxistas no sólo llevan su reclamo a las calles con movilizaciones, sino también organizan escraches, operativos y "cacerías", como ellos mismos las llaman. Alrededor de 200 están nucleados en la Asociación Civil Taxistas Unidos. Sus integrantes niegan ser los responsables de los ataques recientes, pero admiten protagonizar trampas y seguimientos. Y utilizan las redes sociales para "escrachar" y amenazar a los choferes de Uber.

Marcelo Boeri, presidente de la institución, rechazó las acusaciones. "Algunos taxistas toman justicia por mano propia. Y sin avalarlos, los comprendemos", dijo. Explicó la razón: "El Estado, por su inacción ante la ilegalidad de Uber, que nos roba el trabajo, es cómplice de las agresiones".

A veces salen a buscar choferes de Uber divididos en escuadras, otras veces no les hace falta. "Con 27 años arriba del taxi, enseguida los detecto. Es muy fácil: está el pasajero esperando con el celular en la mano, un auto se le acerca, pone balizas y el pasajero sube", había confirmado a Clarin hace más de un mes, un taxista que prefería el anonimato. "Una vez que los divisamos, nos comunicamos a través de una aplicación que transforma el celular en walkie talkie, si es necesario nos vamos relevando en el camino y, al mismo tiempo, buscamos un policía". Sin agresiones, repite y después se sincera: "Cuando estoy 50 minutos sin un viaje y los veo a ellos con pasajeros, me gustaría ser Hulk para darles vuelta el auto. Pero no tengo tiempo de ser mafioso. Le pongo 12 horas, todos los días. El taxi sostiene mi casa".

Desde Uber, afirman que "estos actos de violencia y persecución fueron denunciados ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) quien recibió información sobre la situación de aproximadamente 4.000 conductores que prestan servicios para la empresa Uber en Buenos Aires sosteniendo actos de hostigamiento, agresiones físicas, amenazas de muerte y daños a la propiedad. La documentación recibida incluye fotografías de personas heridas y declaraciones de decenas de conductores. De acuerdo a lo informado a la CIDH, las presuntas víctimas denunciaron que las autoridades relevantes y la fuerza policial no estarían investigando estos hechos de violencia con miras a impedir futuras agresiones dado el contexto de tensión con los taxistas".

A su vez, la Comisión pidió "protección, respeto y garantía de todos los derechos humanos de conductores que prestan servicios para la empresa Uber". Sin embargo la situación no ha mejorado. Las agresiones aumentaron en número y se intensificaron en gravedad.

El primer "tachero" procesado

El juez en lo Penal Guillermo Carvajal procesó hace dos días a un taxista acusado de lesiones leves, daños y amenazas en perjuicio de dos choferes de la empresa Cabify, en hechos que tuvieron lugar en la zona de Palermo en septiembre de 2017. El procesado, que sería parte del grupo denominado "Caza Uber", es el taxista Martín Facundo Sensón, a quien el juez le trabó un embargo de 100.000 pesos por el hecho que tuvo como víctima a Alberto Chazarreta y a Ángel Núñez, ambos quienes trabajaban para la firma Cabify SA.

Etiquetas