Cruzada de Vidal contra los Gobernadores
El peronismo bonaerense en contra del traspaso de AYSA a la Provincia
Martes, 3 de julio de 2018
El pedido del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, para que la Nación traspase el servicio de AySA a la Provincia de Buenos Aires y a la Ciudad Autónoma genera cada vez más cruces entre los los intendentes peronistas, especialmente del Conurbano Bonaerense que se resisten a la medida.

 Actualmente AySA opera dentro de la órbita de Nación, cubre CABA y los municipios del Gran Buenos Aires y brinda servicios a cerca de 14 millones de usuarios. Uno de los que salió ayer a jugarse fuerte "en desacuerdo" con el traspaso de AYSA a la Provincia fue el intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares quien consideró que "no estamos de acuerdo con que se tomen desde otras provincias decisiones que afectan a los bonaerenses" y agregó: "Buenos Aires tiene problemas concretos de financiamiento que se agravarían con una medida como esta".

La postura de Cascallares va en línea con lo expresado por Martín Insaurralde, quien consideró "de una irresponsabilidad absoluta" el pedido de los gobernadores. También con la posición de Juan Zabaleta de Hurlingam: "Es una medida que desfinancia a la Provincia y ni siquiera nos consultaron", se quejó Juanchi.

"Es una irresponsabilidad absoluta generar esta transición sin un esquema de recursos claros para hacer frente a las inversiones que requiere el servicio", también declaró Insaurralde".

La situación es paradójica. Si bien, no se dice a viva voz, el traspaso de AYSA y las eléctricas a Provincia y Capital, podría formar parte de un acuerdo entre Provincias y Nación por el futuro presupuesto. Tanto Vidal como Rodríguez Larreta, resisten está posibilidad y expanden sus aliados, en el peronismo bonaerense. Son opositores a Macri pero colaborativos de Mariú. Esto marca además el grado de independencia extrema que ha sabido construir la Gobernadora.

Apoyamos a la gobernadora en la lucha por la defensa de los intereses de la provincia de Buenos Aires. La responsabilidad de cada intendente es trabajar codo a codo con la gobernadora, más allá de las diferencias partidarias", agregó Bevilacqua, en Villarino.

Incluso el intendente de Saavedra, Hugo Corvatta, aseguró que "hemos padecido durante 30 años el error del radicalismo de entregar la coparticipación. Ahora la hemos recuperado con mucho trabajo todos juntos. Así como criticamos la situación de los hospitales, estamos apoyando en esto a la gobernadora".

Los intendentes peronistas cierran filas detrás de la posición de María Eugenia Vidal. Así suman en la pulseada entre Provincia y la Nación que busca avanzar en la reducción de su déficit a partir de las obligaciones que le impone el acuerdo con el FMI.

Vidal, cosechando aliados

"Si se meten con la provincia, se meten con todos", dice a sus colaboradores la gobernadora María Eugenia Vidal cuando habla de la ofensiva de los mandatarios peronistas, con el cordobés Juan Schiaretti a la cabeza, para que el mayor distrito del país se haga cargo de la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (Aysa), de las eléctricas Edenor y Edesur y también del transporte.

La reacción no fue menor. "Estamos construyendo la solidaridad de la dirigencia bonaerense con la Provincia", dice un funcionario. Traducido, el vidalismo está militando contra la ley Schiaretti de traspaso de los servicios públicos a la provincia.

La semana pasada los diputados bonaerenses de Cambiemos presentaron un proyecto de declaración que pide "declarar su más enérgico repudio a las manifestaciones vertidas por el gobernador de la provincia de Córdoba cuando expresa que la provincia de Buenos Aires se encuentra en una situación de privilegio con relación a las demás jurisdicciones y le atribuye la responsabilidad de la reducción del déficit fiscal nacional".

El traspaso de los servicios le significaría a la provincia por lo menos $15 mil millones: $ 14 mil por Aysa, por el plan de obras, y mil por Edenor y Edesur. En La Plata creen que sería mucho más. El Fondo del Conurbano recuperado es de $ 65 mil millones, pero ya $ 40 mil millones le pasaba el kirchnerismo a la provincia cuando estaba Scioli para los gastos básicos como salud y educación. Lo que Vidal recuperó fueron unos $25 mil millones extra.

La Casa Rosada tiene la necesidad de reducir gastos tras el acuerdo con el FMI. Pero también es cierto que en relación a la provincia, hay un factor político-electoral: se trata de María Eugenia Vidal, la figura del macrismo con mejor imagen, y además es el distrito que representa a casi el 40% del electorado nacional.

"Si los gobernadores del PJ hablan de equidad entonces hablemos de la coparticipación y que le den a la provincia el 40 % de lo que aporta, que hoy recibe un 25%", retrucan cerca de Vidal. Si así fuera, sobre una coparticipación federal de 1 billón de pesos, la provincia recibiría la astronómica cifra de $380 mil millones.

Etiquetas