Semana del parto respetado
Cesárea: ¿Un técnica que salva vidas o que las pone en peligro?
Miércoles, 16 de mayo de 2018
En muchos países, la tasa de cesáreas ha aumentado drásticamente en los últimos 20 años. La OMS aconseja reducir estas intervenciones. Acá repasamos sus riesgos y beneficios.

 En la mayoría de los países de Europa, Asia y América, uno de cada cuatro bebés nace por cesárea. En Alemania, uno de cada tres, y en Brasil, uno de cada dos. Por otro lado, hay algunos lugares en los que la tasa de cesáreas es extremadamente baja, como en el África Subsahariana y concretamente en Níger, Chad, Etiopía, Burkina Faso y Madagascar. En estos países, menos del dos por ciento de los bebés vienen al mundo por cesárea.

La Organización Mundial de la Salud señala que entre el 10 y el 15 por ciento de los nacimientos es un porcentaje recomendable de cesáreas. Es una cifra que se corresponde con el número de nacimientos en los que se producen complicaciones que una cesárea puede eliminar. Es decir, que se trata de una intervención que salva vidas. Un estudio de la OMS ha comparado la forma de venir al mundo en 137 países. En 14 de ellos se produce el número recomendado de cesáreas, por ejemplo en Ucrania, Namibia, Guatemala y Arabia Saudí. En todos los demás, o se practican con demasiada frecuencia o apenas tienen lugar. Lo dramático es que es precisamente en los países con tasas más altas de natalidad donde se produce el menor número de cesáreas. Es una cuestión de dinero. Los países con menor tasa de cesáreas son también los más pobres del mundo.

¿Qué riesgos hay para la madre tras la cesárea?

Incluso aunque el embarazo se haya desarrollado con normalidad, tras una cesárea pueden aparecer problemas. La cicatriz puede abrirse por el esfuerzo durante el proceso de un segundo parto natural. Es algo que sucede muy rara vez. Cuando ya han pasado más de dos años de la cesárea, el riesgo se reduce a menos de un uno por ciento. Así pues, es posible un parto natural tras una cesárea, siempre y cuando la mamá y el bebé se encuentren bien. Incluso en el caso de gemelos o de bebés que no se han dado la vuelta y vienen de nalgas, es posible un parto natural. En esos casos, es importante sobre todo el equipo médico y la atención de una partera experimentada.

Normalmente, la cesárea programada del primer hijo no suele plantear problema alguno en los países que cuentan con buenos sistemas de sanidad. Las dificultades suelen aparecer tras la intervención. Con cada cesárea aumenta el riesgo de un peligroso desplazamiento de placenta. Además, pueden producirse de forma más frecuente hemorragias, trombosis y adherencias. Con cada nueva cesárea, aumenta el riesgo para la madre y eso es algo problemático en regiones donde las mujeres tradicionalmente traen al mundo cuatro hijos. A algunas mujeres les resulta difícil volver a quedarse embarazadas después de sufrir una cesárea. Ello se debe a que pueden quedar adherencias de la cicatriz en el útero. La fecundidad se reduce cerca de un 17 por ciento tras una cesárea.

Y en Argentina...

En la Argentina hay 700.000 nacimientos por año: cada hora nace un bebé. Sin embargo, la ley de parto humanizado Nº 25.929 (sancionada en 2004 y reglamentada recién en 2015), que promueve el respeto a la familia y que se la acompañe en la toma de decisiones seguras e informadas, tiene un cumplimiento bajo en el país. La extrema patologización del parto y la violencia obstétrica aún son una constante.

"Nos vamos siempre con la marca del sistema, en el periné por una episiotomía de rutina o en el útero por una cesárea", sostiene la puericultora y psicóloga social Julieta Saulo, coordinadora de Las Casildas. "Por eso -agrega- es importante visibilizar el tema y hacer las denuncias cuando sucede alguna situación de violencia".

Para los especialistas, hablar de parto humanizado significa generar un espacio donde la mamá, su bebé y la familia sean los protagonistas, y en el que el nacimiento se desarrolle de la forma más natural posible. "Los deseos y las necesidades de las mujeres son prioridad por sobre los de los profesionales", resume Eduardo Fernández, director médico de la maternidad de Moreno Estela de Carlotto, una institución de referencia en la materia. Con el fin de difundir estos derechos, hasta el 20 de mayo, se celebra la Semana Mundial del Parto Respetado.

Etiquetas