Tras tres meses prófugo
Robó y mató en Córdoba: fue detenido en Villa Centenario
Martes, 15 de mayo de 2018
Se trata de Ariel Eduardo Gramajo, quien era buscado por un golpe en el que murió un efectivo policial y dos delincuentes. Está acusado de "homicidio criminis causae calificado" y fue apresado ayer en Hornos y General Rodríguez de Villa Centenario.

Se la vio venir, intentó correr pero ya era tarde. Casi tres meses logró permanecer escondido de la policía de Córdoba y, en cierto punto, se había hasta adaptado a su nueva vida en Lomas de Zamora. Ahora deberá adaptarse a vivir en la cárcel de Bouwer.

Así fue como cayó Ariel Eduardo Gramajo (42), acusado de haber integrado la banda que en la madrugada del 16 febrero entró a un edificio de calle Rondeau 84, se tiroteó con la policía y robó unos 3.300.000 pesos.

Gramajo era uno de los dos delincuentes que permanecía prófugo por el asalto ocurrido en Nueva Córdoba, en el que murieron un policía y dos asaltantes en un tiroteo donde hubo más de 120 disparos.

El otro prófugo es Ariel Rodríguez Murúa (50), por quien Gobierno de Córdoba mantiene la oferta de unos 200 mil pesos para quien aporte algún dato.

Los agentes del departamento de Robos y Hurtos de la policía cordobesa le venían siguiendo la pista a Gramajo desde hacía varios días y por eso viajaron a Buenos Aires el viernes pasado.

Lo encontraron ayer, a las 19.30, en el cruce de las calles General Hornos y General Rodríguez, del barrio Centenario de Lomas de Zamora, cuando salía a hacer un trámite.

"Al ver a los policías de civil, intentó salir corriendo. Se resistió, pero finalmente fue atrapado", le dijo a Clarín el fiscal Rubén Caro, a cargo del caso. El arresto se hizo en colaboración con los agentes de la Bonaerense y el detenido vestía un mameluco de una empresa que presta servicios para una línea aérea.

"Se había dejado la barba candado y el bigote. En los próximos días será trasladado a Córdoba por el grupo especial Eter de la policía y, de inmediato, quedará preso en la cárcel de Bower", detalló el fiscal Caro.

Ahora investigan al grupo de amigos que escondió a Gramajo durante los tres meses que estuvo prófugo por el delito de "encubrimiento".

En Córdoba continúan buscando a otro prófugo, identificado como Ariel Rodríguez Murúa (50). (La Voz del Interior)

En las últimas horas, el fiscal Caro dictó la prisión preventiva para los otros tres detenidos por el golpe comando en el que murieron durante un enfrentamiento el policía Franco Ferraro(29) y los delincuentes Rolando "Ciego" Hidalgo (62) y Rolando Serravalle (53).

Franco Ferraro (29) fue asesinado durante un tiroteo tras el asalto comando para robar 3 millones de pesos

Según las fuentes, Diego Alberto Tremarchi -detenido en Bouwer- está sindicado como miembro de la banda, mientras que la empleada doméstica del departamento asaltado, llamada Teresa Mitre (69) y su hermano Miguel Ángel Mitre (67) quedaron con prisión domiciliaria por sus edades.

A su vez, el 27 de abril pasado la Justicia imputó a dos policías por robar la pistola con la que mataron a Ferraro durante el enfrentamiento, en el que hubo casi un centenar de disparos. Les imputan "sustracción de objeto destinado a servir de prueba ante la autoridad correspondiente". Siguen libres porque el delito es excarcelable y tienen pendiente una administrativa en la Fuerza.

El robo de la pistola calibre 9 milímetros que se le adjudicaba a Serravalle comenzó a ser investigado por el fiscal Caro, ya que los investigadores habían hallado vainas servidas calibre 9 milímetros entre un ascensor y el lugar donde quedó su cadáver, pero junto a él sólo se halló una pistola calibre .22.

Ante esta sospecha, el fiscal trabajó durante los últimos días en busca de los responsables de este delito y fueron allanados los domicilios de los dos policías en actividad.

También hay otro policía envuelto en la investigación y acusado de "encubrimiento" porque conocía la identidad de Gramajo y no avisó. Los investigadores tardaron cinco días y dar con el nombre del ahora detenido y eso le dio tiempo a fugarse. A ese oficial también se le iniciará un sumario administrativo.

El caso

Fue durante la medianoche del 15 de febrero pasado que ocurrió el golpe millonario. El objetivo: un departamento de Rondeau 84, en Nueva Córdoba, donde funcionaba una supuesta administración para el cobro de alquileres.

Esa madrugada, la bando sorprendió al dueño del lugar, Guido Romagnoli, cuando llegaba con su novia. Le pedían "la plata". Hubo gritos, disparos y los vecinos llamaron a la policía.

De acuerdo con la hipótesis principal, Serravalle bajó por el ascensor del departamento del 7 "A" hasta el hall del edificio de Rondeau 84 con dos pistolas.

Apenas se abrieron las puertas, disparó contra los policías apostados en ese lugar, momento en el que mató a Ferraro de dos balazos: uno que le ingresó por debajo de la axila y le perforó un pulmón, y otro que lo hirió en el muslo.

Serravalle alcanzó a recorrer algunos metros más hasta que fue alcanzado por varios balazos, la mayoría por la espalda. También murió su cómplice Rolando Hidalgo y, al menos, otros dos policías resultaron heridos.


Etiquetas