Berazategui
Bomberos de Ranelagh acusan al intendente Mussi por su desalojo
Ya habían sido "corridos" por la municipalidad de un predio que estaban compartiendo con una entidad de Bien Público. "No sé por qué la municipalidad no quiere que funcionemos, si cumplimos con todos los pasos para trabajar. Evidentemente tocamos algún interés", dijo ante LA TERCERA Walter Pereyra, referente del proyecto del nuevo cuartel.

 Por Sebastián Farías 

Dolor e impotencia. ¿Cómo se sentirían un grupo de bomberos que no pueden llevar adelante esa tarea que la sienten en el corazón? ¿Cómo se habrán sentido estos bomberos, que buscan concretar la instalación de un cuartel, cuando un vecino tuvo un fuerte dolor en el pecho y murió a los minutos? ¿Qué sentir al no poder acudir al incendio de una casa donde un hombre se quemó los brazos y parte del rostro al rescatar a su hijo? Ambas situaciones las vivieron, y ellos estaban a tan solo cuatro cuadras de los hechos.

Se trata de los Bomberos Voluntarios de Ranelagh, un cuerpo compuesto por 35 miembros, más otros 15 de Comisión Directiva. Sucede que el cuartel no está "regulado", no está "autorizado" para funcionar. No pueden operar, pese a que en su área se podría cubrir la atención ante incendio, accidente o catástrofe a más de 60 mil vecinos de Ranelagh y Sourigues

"El principal problema que tenemos es la municipalidad. No sé por qué. No entiendo." Walter Pereyra (51) no encuentra explicación ante la consulta de LA TERCERA. Justamente, él es "un hombre de acción", más "ejecutivo" si se quiere, ya que siente el peso de más de 30 años en eso de ser bombero. "Algo tocamos, hay intereses que ni los pensé ni los pienso. Porque sino, no se entiende. Y no estoy hablando de rifas o de 30, ó 40 mil pesos. Esto es un interés más grande evidentemente"

"Pica" con el cuartel de Gutiérrez

Según cuenta Pereyra, el principal escollo es la gestión de intendente Patricio Mussi, que sistemáticamente viene impidiendo la conformación física y jurídica de un Cuartel de Bomberos para Ranelagh. En un principio, el proyecto fue tomando forma con la llegada de otros bomberos con experiencia. "Hay de 20 años de trabajo como bombero, de 10, hasta de 4 y dos años." y, como en todo grupo, también hay aspirantes que esperan ser útiles en cualquier momento en que se los convoque.

La propuesta fue bien recibida por los vecinos y las entidades de bien público hace ya casi un año. Se conformaron Comisiones y se avanzó en conformidad a un estatuto, requisito indispensable para funcionar. En junio del 2017 se hizo la presentación de toda la documentación en el área de Personería Jurídica, que es el espacio que se encarga de alertar ante alguna anomalía. Pero este no fue el caso, y se avanzó al siguiente escalón, que le corresponde a Defensa Civil de la municipalidad. Fue allí donde notificaron que faltaban dos requisitos importantes para formalizar el Cuartel, que es la "conformidad del intendente", para luego elevar la rúbrica a la Federación de Asociaciones de Bomberos Voluntarios.

La firma de Patricio Mussi nunca llegó.

"Tenemos todo lo básico para funcionar. Desde elementos de rescate en accidente y en altura, hasta un autobomba", dijo Walter Pereyra a este medio, y al mismo tiempo reconoció que lo tiene sin agua, porque sabe que necesita tenerlo vacío para vencer al impulso de querer salir a cumplir con una función que siente que debe efectuar.

Los bomberos de Ranelagh buscaron conformidad de otros cuarteles, y obtuvieron el visto bueno de compañeros. Pero no obtuvieron apoyo cuando buscaron hablar con los titulares del Cuartel de Bomberos de Gutiérrez.

"No entendemos por qué. El presidente de ese cuartel es Ramón Aval. Él dijo que no iba a acompañar el proyecto. Cuando le pregunté por la causa, me dijo ?porque no quiero y listo'."

Parte de la explicación que intenta dilucidar Pereyra encuentra ciertos indicios: Ramón Aval es hermano de Juan Pablo Abal, secretario privado del intendente Mussi.

Echado de las entidades

"Estuvimos 4 ó 5 meses en una sociedad de fomento que la usábamos como sede provisoria mientras que esperábamos, nos hizo nota el noticiero de Telefe. A la semana llaman al titular de la sociedad de fomento para que nos saquen del lugar o de la municipalidad iba a intervenir la entidad", dijo Pereyra con la voz entrecortada.

Tuvieron que irse. Esta vez fueron a otra sociedad de fomento convocados por su presidenta para hacer "guardias pasivas".

En ese momento, se contacta otro noticiero, esta vez el del canal 13. A los días,"me llama la presidenta llorando desconsoladamente. Una nueva amenaza de la municipalidad. Nos fuimos. No queríamos que le pase algo a la entidad, ya que realizan un importante trabajo para el barrio con cursos como los Fines entre otros."

Se fueron. Hoy la amargura los embarga. No encuentran explicación, y los bomberos, en la voz de Walter Pereyra, razonan que "algún interés tocamos, porque sino no sabemos porque nos toca vivir esto, que nadie buscó."



6 de Marzo de 2018
powered by powered by Víncolo Site Manager