Varieté
Nuevos trucos para saber si tu pareja te está siendo infiel
El resultado puede ser desastroso tanto para quien la sufre como para quien la comete. Entonces, ¿qué lleva a una persona a incurrir en el adulterio?

Por mucho que cada vez se hable más de relaciones abiertas y que el poliamor ya no sea un tema tabú, para la mayoría de las parejas la infidelidad es un golpe directo al corazón. No tiene por qué ser definitivo, puesto que muchas consiguen perdonarse y salir adelante, pero todavía se entiende como el mayor de los agravios a la confianza entre dos personas que se quieren. Por eso, si pudiesen saber si su pareja les pondrá los cuernos o no, muchos preferirían conocer la verdad, porque por muy cariñoso y atento que sea tu enamorado, siempre, por pequeña que sea, persiste la duda: y si...

Esa misma incertidumbre fue la que alentó a Dana Weiser, de la Universidad Texas Tech, y a Daniel Weigel, de la Universidad de Nevada, a llevar a cabo una investigación sobre los patrones que podrían ayudarnos a predecir el futuro de nuestra relación. Ellos proponen en 'Personal Relationships' que, de las muchas maneras para definir la infidelidad, la mejor opción ha de incluir "el encubrimiento de conductas" y "la resultante caída emocional". En efecto, el resultado dentro de una relación monógama puede ser desastroso psicológicamente tanto para quien la sufre como para quien la comete. Entonces, si ya se sabe de antemano que causará tanto revuelo emocional, ¿qué lleva a una persona a cometer adulterio?

Para los que habían conocido qué es la infidelidad en el ambiente familiar, la confianza jugaba un papel muy pequeño en las relaciones

Es cierto que cada uno de nosotros puede tener inclinaciones individuales o que la relación nos lleve al límite de nuestra paciencia, pero tampoco hace falta romperse la cabeza, pues las conclusiones de su estudio señalan a una característica muy concreta: cómo son los padres de la otra persona. Instigados por ciertas sospechas que ya habían mencionado otros estudios, los investigadores analizaron los patrones intergeneracionales para determinar las posibilidades de adulterio. De esta forma, dedujeron que si uno lo ve en casa es más probable que termine haciéndolo llegado a la edad adulta. Se valen de la teoría del aprendizaje social (las personas aprenden conductas a través de lo que observan en su entorno) para asegurar que desde niños desarrollamos "esquemas complejos sobre las relaciones románticas" que a la larga influirán en las propias.

Una de las investigaciones que llevaron a cabo consistió en realizar encuestas en las que los participantes tuvieron que responder las siguientes preguntas: si una relación puede fortalecerse tras una infidelidad (resultados positivos), si significa que la pareja ha llegado a su fin (resultados negativos), si está bien tener relaciones sexuales más allá de la relación romántica (aceptabilidad) y cuántas probabilidades creían tener de que pudiesen adoptar este tipo de conductas. La correlación era clara: para los que habían conocido en casa qué es la infidelidad, la confianza jugaba un papel muy escaso en las relaciones.

Utilizan la teoría del aprendizaje social para demostrar que las conductas que se ven en casa desde niños influyen (y mucho) en la vida adulta

No obstante, fue otra prueba (con una muestra más amplia y diversa) la que matizó la anterior conclusión y puso otro factor sobre la mesa: el nivel de comunicación sobre la infidelidad de los padres. Es decir, una cosa es tener una aventura extramatrimonial discreta y otra que sea evidente, ya sea por el comportamiento abierto o por escuchar discusiones entre los padres. De esta forma, esta apertura juega un papel mucho más importante que la mera exposición al adulterio en el entorno familiar. Aunque sus autores aseguren que los resultados todavía requieren más comprobaciones, se trata del primer estudio intergeneracional y sus conclusiones son prometedoras para conocer las razones psicológicas y contextuales que llevan a la infidelidad.

Al respecto, la psicóloga Susan Krauss explica en 'Psychology Today' que uno puede aplicar esta investigación a su propia vida: "Si has estado en una relación durante muchos años y tu pareja se ha mantenido fiel, lo más probable es que no tengas por qué preocuparte. Sin embargo, si estás tratando de analizar el nivel de compromiso que tiene tu pareja contigo, y no la conoces muy bien, averiguar cómo era el contexto familiar puede darte la base para predecir cómo será vuestra relación". Sin duda, asegura la psicóloga, no es un buen tema para sacar durante una cena romántica, pero sí es algo que se puede ir aprendiendo conforme avanza la relación. Lo que está claro es que entender de dónde viene tu pareja y en qué entorno se ha formado te ayudará para formar una relación más gratificante y duradera.

2 de Enero de 2018
powered by powered by Víncolo Site Manager